Historia Cootransmayo

Mi nombre es JHON JAIRO HIDALGO, soy hijo de EDILBERTO HIDALGO MONTEALEGRE. Q.E.P.D, quien fue uno de los socios fundadores de la Cooperativa de Transportadores del Putumayo COOTRANSMAYO LTDA. Y para mí es un placer compartirles esta historia que mi padre me contó muchas veces ya que para él fue un orgullo de emprendimiento que junto con sus amigos, lograron crear esta gran cooperativa.

¿Por qué nació la idea de fundar COOTRANSMAYO?

En aquel tiempo, en la ciudad de Puerto Asís, existía una empresa de transporte de pasajeros llamada TRANSASIS, la cual no permitían que los vehículos ajenos a esta empresa pudieran transportar gente. Y para poder salir de paseo con la familia hacia la playa Hong Kong del río Putumayo se debía comprar la planilla respectiva lo cual era injusto porque los vehículos eran particulares.

Entonces se reunió un grupo de amigos entre ellos, Edilberto Hidalgo, Víctor Montealegre, Lizardo Perdomo, Ilderi Martínez, Franco Revelo, Diógenes Jurado, Juvenal Narváez entre muchos otros. Y decidieron emprender la creación de COOTRANSMAYO, con recursos personales realizando viajes a Bogotá para gestionar ante el INTRA (Instituto Nacional de Transporte) que en aquel entonces era la entidad que aprobaba las licencias de funcionamiento para las empresas de transporte.

ANÉCDOTA.

En uno de los muchos viajes de gestión que realizó mi padre, el señor Edilberto Hidalgo, hacia la ciudad de Bogotá, se llevó una caja de RON BACARDÍ, que era un Ron muy bueno de origen Brasilero, para obsequiarles en las oficinas del INTRA y de esa manera con el detalle, llevaba la intención de ser atendido de manera oportuna.

Efectivamente, así sucedió, y tuvo que pasar por tres secretarias a las cuales les dio de a una botella para llegar hasta la oficina del Dr. RUBIEL VALENCIA COSIO, quien era el director Nacional del INTRA, a quien le entregó 3 botellas de Ron BACARDÍ, diciéndole “Dr. Este es un obsequio que le envía COOTRANSMAYO, desde Puerto Asís Putumayo”, el Dr. Rubiel, sorprendido y curioso por saber qué tipo de bebida era ya que no la conocía. La etiqueta estaba escrita todo en idioma Portugués y le preguntó qué era lo que decía allí.

Entonces mi padre sin saber tampoco lo que decía la etiqueta, le respondió diciendo que era la receta para preparar un coctel. Inmediatamente el Dr. Llamó a unos amigos de él y le pidió que le prepare unos cuantos cocteles para todos, efectivamente a todos les agradó mucho y siguieron bebiendo BACARDÍ.

Mientras degustaban del famoso coctel, el Dr., Rubiel, le preguntó a mi padre cual era la razón de su visita y de inmediato empezó a comentarle que quería solicitar una licencia de funcionamiento para COOTRANSMAYO, ya que en la región se veía la necesidad de este servicio. Y así entre charla va y charla viene, el Dr. Accedió a esta petición.

Ya todos estaban bien entonados al caer la noche, entonces el Dr. Rubiel los invitó a su casa para continuar tomando, llamó por teléfono a la esposa Cecilia Rueda y le dijo que va a llegar con unos amigos y en especial un amigo de COOTRANSMAYO. Esa noche transcurrió como se esperaba y además le arreglaron una habitación para que mi padre se quede a dormir.

Al día siguiente, el Dr. RUBIEL VALENCIA COSIO le firmó la PRIMER RESOLUCIÓN DE FUNCIONAMIENTO PROVISIONAL para COOTRANSMAYO. Por esta razón mi padre de forma cómica solía decir que gracias al BACARDÍ a COOTRANSMAYO le dieron la licencia de funcionamiento.

Llegó a Puerto Asís con la gran noticia que cambiaría para bien, la historia del transporte en el Putumayo.

Unos pocos meses después, se les otorgó la resolución definitiva de funcionamiento para la Cooperativa de Transportadores del Putumayo y el socio fundador que llegó con ella fue el señor LIZARDO PERDOMO.

De esta manera les he resumido esta gran historia, aunque él la solía contar con mucha pasión y con lujo de detalles.

Una y otra vez a lo largo de su vida narraba con mucho orgullo esta hermosa historia de COMO SE FUNDÓ COOTRANSMAYO.

De manera personal felicito a todos los socios y directivos de COOTRANSMAYO por mantenerse como la empresa orgullo de los putumayenses, a pesar de las dificultades por las que hemos pasado, me incluyo porque también fui parte de ella y siempre habrá un espacio en mi corazón para COOTRANSMAYO.

También les agradezco por hacer este homenaje a los SOCIOS FUNDADORES, porque tenemos el deber de no olvidarlos.

Con agrado y servicio,